Snow Patrol en Bogotá: un show íntimo e inolvidable.

Snow Patrol en Bogotá: un show íntimo e inolvidable.

Por @Rivas_Santiago

Fotos: Andres Alvarado

Es un camino largo el que ha recorrido Snow Patrol. No solo desde Escocia hasta Colombia, claro. Me refiero a la evolución que ha tenido su sonido, que ya cumple 25 años reventando radios y vendiendo discos en todos los países, al menos de Occidente. Ha sido un camino largo, pero no puedo menos que pensar que ha valido la pena. Al menos sé que eso están pensando ellos, tras su presentación del lunes 25 de marzo en el Royal Center, de Bogotá.

Compositores expertos de himnos del pop (o “post brit pop”, si queremos ponernos exquisitos), vinieron estrenando su nuevo álbum Wildness (2018), con un formato acústico, un lunes (festivo, aunque no sé si eso quita o pone), a este clima de mierda (¿no que estábamos en fenómeno del niño?) y mucho más alta de lo que están acostumbrados (lo confesó el mismo Gary Lightbody, volviendo del baño para su encore, asfixiado). Nada de esto fue un obstáculo para que dieran un gran espectáculo.

Para empezar, no necesitan mucha parafernalia, ni una puesta en escena espectacular. Gary Lightbody, gran frontman, fue perfectamente capaz de llevar el hilo de la conversación durante la hora y media que duró el concierto, y toda su fanaticada lo siguió de manera fervorosa. Fue un show íntimo, lleno de guiños y simpatía. Tuvo los hits, claro, pero también canciones del nuevo álbum, que la mayoría de la gente ya se sabía y coreó sin parar, sin bajar la voz un segundo. Para un sonido tan sosegado como el de esta banda irlandesa-escocesa, la experiencia estuvo llena de pasión.

Y claro, yo llamo al sonido de Snow Patrol “sosegado”, pero estoy obviando la profundidad de sus composiciones. Claro que ha sido un camino largo, 25 años de trabajo continuo, madurando, no necesariamente el mismo sonido, pero sí seguramente el mismo sentimiento. Es decir, pasaron de ser una banda de punk pop en los noventas y ahora cantan bonitas canciones que (irlandeses a final de cuentas) esparcen la melancolía por cada radio que dejan prendido, cada juego de audífonos. Siempre han sido fieles a su esencia y prueba de ello fue la presentación de Bogotá, con dos hombres menos incluido el baterista, y aún así sonando tal como el corazón los recuerda.

Mi favorita de todas, la primera canción de Wildness, llamada “Life On Earth”. Es un descubrimiento, porque no había oído nada de su más reciente álbum. Ahora que me siento a escribir esta reseña la tengo sonando en repetición, una y otra vez. Son los pequeños regalos que le da a uno el lunes festivo bogotano, si uno se atreve a salir de casa. Suena muy distinta con batería, claro; en algún momento, Gary Lightbody dijo que quería volver. Ojalá lo logremos. Tal vez en la próxima ya me haya aprendido las que me faltan, para cantar con todos los que, en la noche del 25 de marzo de 2019, tras muchos avatares y complicaciones, pudieron por fin darle todo a Snow Patrol.

... ...